Scroll Top

Casos de éxito en la clonación de equinos

clonacion equina

La clonación no es una técnica tan reciente en el mundo animal como muchos pueden pensar. El primer nacimiento exitoso de un mamífero clonado, la oveja Dolly, se remonta al año 1996 y el embrión se obtuvo mediante clonación reproductiva. La investigación en este campo no ha cesado desde hace 40 años, lo que ha propiciado que esta práctica esté muy avanzada en la actualidad.

Es el caso, por ejemplo, de ‘Dolfina Cuartetera’: la mejor compañera del jinete de polo Adolfo Cambiaso. Fue la clave de sus numerosos éxitos y la que marcó su carrera. Esta yegua ágil, explosiva y dócil cuenta en su palmarés con los premios más prestigiosos de esta disciplina, lo que le ha convertido en una leyenda del polo argentino. Lamentablemente, ‘Cuartetera’ falleció a los 22 años y ya no puede acudir a los campeonatos, pero su esencia es una constante en el polo, además de hacer vibrar a los espectadores en el campo. Hoy podemos ver varios jinetes a lomos de clones de ‘Cuartetera’ compitiendo al máximo nivel en ambos equipos durante un mismo partido.

Otro excelente ejemplo es el de ‘Otterongo Alpha Z’, un KWPN hijo de ‘Otterongo Van de Kopshoeve’ que deja bien alto el listón que puso su padre, quien obtuvo un 4.º puesto en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000, entre muchos otros éxitos. Sin ir más lejos, en 2023, ‘Otterongo’ ganó el Gran Premio CSI5*-W de 1,55 m en Riad (Arabia Saudita). En aquel caso, la clonación se realizó mediante transferencia nuclear de células somáticas (TNCS), una técnica que consiste en implantar el núcleo de una célula en un ovocito sin núcleo para generar un embrión que luego se transfiere a una yegua receptora.

Y no podemos obviar tampoco el caso de ‘Chacco Blue’, hijo de ‘Contara’ y, por lo tanto, descendiente de otros ejemplares igual de espectaculares como ‘Contender’ o ‘Cor de la Bryere’. La yegua madre fue siempre muy buscada por haber dado a luz a uno de los mejores caballos de salto. Sin embargo, ante la imposibilidad de nuevos embarazos, dada su avanzada edad, se optó por la clonación y ya han nacido los tres primeros ejemplares con su excelente genética.

Los hechos demuestran que la clonación es una técnica segura y fiable.
La demanda de clones es cada vez mayor y esta seguirá creciendo, dada la calidad de los caballos de deporte clonados (equiparable a la del donante de las células somáticas) y su mayor asequibilidad, en cuanto a costes y tiempo, con respecto a la reproducción natural o asistida con ejemplares de primer nivel.

En Ovohorse y Ovoclone contamos con 20 años de experiencia en el mundo de la reproducción humana asistida. Estos conocimientos los aplicamos en la técnica de la clonación animal. Creemos en la clonación porque está avalada por múltiples casos de éxito de equinos clonados, totalmente sanos y que hacen honor, en sus respectivas disciplinas, al nombre del caballo del que se obtuvieron las células.

Entradas relacionadas